Hice dos años de la Escuela Nacional de Bellas Artes ni bien salí del colegio pero abandoné y me dedique profesionalmente al violín. Hace unos 3 años volví a retomar el dibujo y la pintura de forma autodidacta, explorando con acrílicos y acuarelas. Muchos de mis cuadros están inspirados en paisajes de La Cumbrecita, Cordoba, ya que es un lugar que visito regularmente.